domingo, 17 de abril de 2011

COLEGIO DE LA SAGRADA FAMILIA

El principal colegio de los Fundanenses


COLSAFA


HISTORIA

La Congregación de las Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, movidas por el espíritu apostólico de su fundador el Obispo Franciscano Fray Luis Amigó y Ferrer, de trabajar con solicitud y desvelo por la educación de la juventud, deciden realizar su misión evangélica en el recién creado municipio de Fundación. 

Es así como el 21 de diciembre de 1947, llegan a esta población las hermanas: María Inés de Lorica, Carlina de Buritaca, Belarmina de Yarumal, María Asunta de Urrao y Encarnación de Yarumal con la finalidad de fundar un centro de enseñanza al que le dieron el nombre "De La Sagrada Familia".

El 15 de Febrero de 1948, dieron inicio a las actividades escolares en locales provisionales, al frente del hoy Palacio Municipal, con 250 alumnas.

En 1950 se trasladan a su propio local, donde hoy funciona el bloque de 3 pisos.

En 1955 se abrieron cursos de bachillerato con orientación Comercial, al igual que se organizó la escuela gratuita "Fray Luis Amigó y Ferrer", en favor de los niños pobres de la región, la cual funcionó hasta 1966, fecha en la cual esos alumnos pasaron al colegio becados por la comunidad religiosa.

1971: Primera promoción de bachilleres. 20 mujeres y un solo hombre. De esa promoción fue Vera Judith García y Roberto De La Rosa
1981: se realizan las primeras pruebas ICFES en Fundación, las cuales se realizaron en sus instalaciones.

1983: La Asociación de Padres de Familia obtiene su personería jurídica.




Fray Luis Amigó y Ferrer
Fundador

RECTORAS

Desde su fundación han sido directoras del Colegio las Siguientes Hermanas:

- María Inés de Lorica (Fundadora)

- Rebeca de Caicedo

- Aura de Plato

- Isabelina de Yarumal

- María de Jesús de Santo Domingo

- Monica de Monguí

- Margarita Vásquez

- Rosalba Jelkh Boom

- Ofelia Bermudez

- Rosa Ofelia Bohórquez

- Yolanda Corrales

- Bertha Suarez Quevedo

- Margoth Laíno

- Leonor Gántiva González

- Lucía Díaz Acosta

- Liduvina Muegues

- Luz Amparo Acosta Escobar

- Nelly Rocio Celly Niño

- Marleny de Fátima Carrasquilla Cárdenas






SÍMBOLOS




ESCUDO

                                                    




















LEMA: VIRTUD Y CIENCIA


Presenta los grandes ideales que como hombre debemos conquistar. En la parte superior lleva una antorcha significando la luz de la fe, que ilumina y guía a la ciencia simbolizada por el libro, el cual descansa sobre dos azucenas que recuerdan las virtudes que deben adornar a todo joven Cristiano.


BANDERA





Compuesta por dos franjas horizontales de igual tamaño, en la parte superior el amarillo, en la inferior el marrón y en el centro el escudo.

El Amarillo simboliza la riqueza interior que surge del educando en el proceso de la vivencia de los valores : morales, intelectuales y culturales.

El Marrón significa la espiritualidad Franciscana Amigoniana, fundada en el amor, abnegación y sacrificio capaces de forjar personas tenaces en la conquista de su ser de hijos de Dios, hermano de los hombres y Señor de las cosas


HIMNO


CORO

Somos los colegiales
una persona en flor, 
espigas que maduran
la gracia del Señor (bis)


Con un poco de ensueño en el alma 
al colegio marchamos ligeros,
cuando el día sus rosas primeras
despetala en el bello jardín
y en los libros de estudio
que guardan de la ciencia,
la pura alegría encontramos
la senda que guía
luminosa mañana feliz.


La Sagrada Familia nos brinda
a nosotros la paz anhelada
y nos dá la visión encantada
de un remanso de paz y de bien,
y en su cálido ambiente fraterno
la verdad inmutable destella
con el mismo fulgor de la estrella,
que anunciara la ruta en Belén.



Principios de la Pedagogía Amigoniana


Educación en la fe Cristiana:

Que lleva al joven a dar una respuesta Personal a Dios y al prójimo.

Educación en el amor y en la afectividad: 

Que mueve el corazón de las personas.

Educación en la libertad responsable:

Con miras a formar un joven con personalidad Definida, sólida y autónoma.

Educación dialogal:

Que implica comunicación constructiva y directa entre educadores, padres de familia, Estudiantes, Personal directivo, administrativo y de servicio.

Educación basada en la persona:

Que la lleve a actuar por convicción 

Educación en un Proceso de Socialización:

Que la lleve a insertarse en la sociedad de manera enriquecedora y productiva.

Educación Integral:

Que involucre autonomía, afectividad, socialización, fraternidad niversal, creatividad, trascendencia apoyada en el sentido analítico acorde con los tiempos y a conciencia clara de la dignidad de la persona humana.










Comunidad Hermanas 
Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia








¿Quienes Somos?

"Todos los Institutos religiosos que hermosean la Iglesia de Dios, escribía el Padre Luis Amigó, se consagran de un modo especial a la práctica de la caridad aunque no todos la ejercen del mismo modo. Las Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, siguiendo el espíritu y las huella de Jesucristo y de su fiel imitador San Francisco de Asís, servirán al Señor en vida mixta, entregándose unas veces a las dulzuras de la necesidades corporales y espirituales de sus prójimos".

La congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia fue fundada por Fray Luís Amigó y Ferrer, Obispo Capuchino, el 11 de mayo de 1885 en el Santuario de Nuestra Señora de Montiel en Valencia España.

Comunidad de Hermanas Terciarias Capuchinas está presente en 30 países, Europa, Asía, Africa y América. En 250 Comunidades, casi 1500 hermanas, gozoso de su amor. Lo hacemos siendo fieles al envío que recibimos de nuestro Pare Fundador Luís Amigó y Ferrer.

¿Que hacemos?

Desarrollamos nuestra acción pastoral en:

Educación 
Protección, reeducación 
Misiones 
Salud 
Otras obras de pastoral 

1. Educación

Buscamos el crecimiento y la madurez de los niños y jóvenes en la fe, Conduciéndolos a un encuentro personal con Jesucristo y auna respuesta que se traduzca en presencia activa en la Iglesia. En nuestra labor educativa procuramos la formación integral de la persona.

2. Protección, reeducación

"Fieles a nuestro carisma salimos en busca de las ovejas dispersas para atraer a las apartadas, curar a las heridas, fortalecer a las débiles y traer a las perdidas".

Imitando la actitud del Buen pastor realizamos nuestra misión con la niñez y juventud en istuación de riesgo o desajustes de conducta.

3. Misiones

Estamos presentes en lugares de evangelización inicial. respondemos a la necesidad urgente de la Iglesia anunciando el Evangelio en lugares de Misión AD GENTES.

4. Salud

Nos dedicamos con bondad y atenta solicitud al cuidado de los enfermos, viendo en ellos el rostro doliente de Cristo. Impulsamos especialmente en los centros de salud el cuidado de la vida y el humanismo cristiano.

Acompañamos la soledad e invalidez de los ancianos atendiéndoles con paciencia y amor.

5. Otras obras de pastoral

Respondemos a las nuevas formas de pobreza acogiendo a los deportados y presentes en lugares de conflicto siendo portadores de paz, de reconciliación rechazando la violencia en todas sus formas.

6. Organización

La comunidad está dividida en provinicias y Viceprovincias.

¿En donde estamos?

Europa: España, Bélgica, Alemania, Italia, Polonia, Eslovaquia.
Asia: Filipinas y korea, china
Africa: Zaire, Tanzania, Benin, Guinea Ecuatorial, Congo
America: Colombia, Ecuador, Bolivia, Chile, Paraguay, Cuba, República Dominicana, Méxio, Nicaragua y Puerto Rico

Misión

Nuestra misión evagelizadora "imitando la actitud del Buen Pastor, realizamos nuestra misión con la niñez y juventud en el campo de la educación, protección y reeducación; en la asistencia a los enfermos, en la acción pastoral de la Iglesia y e los ambientes y lugares de evangelización inicial o misiones"

Visión

La comunidad de H.t.C De la sagrada Familia, impulsada por el Espíritu, nos urge con visión de futuro devolver a nuestra vida Consagrada una sólida espiritualidad propia que abarca todas las dimensiones de la existencia, le da vigor y audacia a la misión, se fundamenta en la constate escucha de la Palabra de Dios, en actitud contemplativa y en permanente discernimiento de los signos de los tiempos.

Una congregación que en apertura al Espíritu renueva con valentía el seguimiento de Jesús pobre, virgen y obediente, razón única de nuestro ser de consagradas y de quien recibimos el envío de continuar su obra salvífica en el mundo.

Una congregación que con audacia sigue la inspiración de San Francisco de Asís, desde sus origenes la frescura del carisma de Luis Amigó para entregarlo a las nuevas generaciones con renovado vigor y fidelidad creativa a través de la vivencia de los elementos esenciales de la espiritualidad: oración, contemplación, fraternidad, minoridad, pobreza, penitencia y conversión.





Simbolo de las Terciarias 


Una Congregación que teniendo como referente a la Sagrada Familia de Nazareth se empeña en cultivar evangelizadora desde los apostolados propios del carisma con la actitud del Buen Pastor.

Una congregación misionera que impulsada por el Espíritu siente la fuerza apremiante ¡ay de mi si no evangelizare! y con ardor se lanza anunciar la buena nueva de la salvación a todos los hombres. Una congregación constructora de paz, de justicia, defensora de los derechos humanos, que reconoce la dignidad inviolable de cada persona y contribuye a la construcción de un mundo nuevo a través de la civilización del amor.

Una congregación que posibilita a sus miembros una formación integral que unifique la persona en todas sus dimensiones y le ayude a ser fiel en su camino de seguimiento de Cristo.



INGRESO DE LA COMUNIDAD A COLOMBIA



Hermanas Antonia y Felipa.

Penetrar a las pampas misteriosas en el año 1905, recién pasada la tremenda guerra de los mil días, no fue, en verdad, un programa de fácil realización. Con los rudos elementos de la época, que en la Goajira se hacían más escasos, fueron desbrozando las almas de prácticas paganas y conformando las costumbres de los aborígenes dentro de normas de cristiana convivencia. Se empezó con un servicio que bien podría llamarse ambulatorio, a lomo de bestia, bajo un sol canicular, desafiando los vientos y las sequías, y ostentando como únicas normas su resignación sin par y su total desprendimiento de las cosas de este mundo.

Le tocó a la muy Rvda. Madre Isabel de Benisa formar la vanguardia de la nobilísima cruzada. Pionera de encumbrados méritos y excelsas condiciones, trajo el mensaje primero de las capuchinas a la tierra colombiana. Escogió a Riohacha como la plaza inicial, por su cercanía a la mágica península, entonces poblada por tribus de primitivos instintos y peligrosa índole. Paciente la labor catequizadora, pero vivos la esperanza y el amor a Cristo.

La Madre Soledad de Torrente, quien cumple ya cincuenta años de vivir en la Goajira, fue también como Sor Clara de Beniarjó y como las Madres Visitación, Elena de Barranquilla y Purificación de Navarras, de las primeras luchadoras de la jornada. Habían abandonado las comodidades de un hogar a donde jamás volverían y dedicaban ahora su juventud y sus fuerzas a una tarea que envuelve piedad y patriotismo, amor a Cristo y amor a Colombia: convertir en ciudadanos a los últimos reductos de las tribus del Caribe.

Cada día aumentaban las espirituales cosechas. Nuevas monjas llegaban a coadyuvar en la imponlucha. La Madre Genoveva de Valencia, la Madre Imelda de Yaramal, muy recordada por su inteligencia y su cultura, Sor Bienvenida, Sor Clotilde, Sor Antonia.

Muchas otras fueron engrosando la filas de Jesús. Se establecieron orfanatos en NAZARETH y en AREMASAIN en la Guajira. Se les enseñaba a las indias labores domésticas, que éstas enseñaban a su vez a otras nativas; se les instruía en industrias sencillas, que las alejaban del pecado; se les confortaba en la fe cristiana, como máximo don. Se crearon escuelas en Riohacha, Valledupar y Villanueva, donde las niñas de la región son educadas esmeradamente y enrumbadas en sus pasos por la vida.

No hubo tregua en la intensa batalla. Por las ardientes extensiones, por las costas salitrosas y áridas, por las colinas de Macuira, marchaban estas monjitas, predicadoras de la buena noticia. Entre los cardones silenciosos, se veían dibujadas sus siluetas, dura la corneta almidonada, anchas sus faldas humildes y abierto el corazón a los vientos de una fe que mueve las montañas. Eran portadoras insignes de la verdadera religión, la que no se orienta a fastuosidades que deslumbran, sino que flota allí donde la miseria ronda como terrible y poderosa enemiga, para buscar consuelo a los que sufren, amor a los que odian, piedad a los desvalidos, salvación a los hombres. Iban de sol a sol - de estrella a estrella.

Desde el canto de los gallos, en el alba - estaban firmes en sus puestos. Las claras noches de la Goajira recogían en el diapasón de sus vientos los salmos y los rezos, para regarlos por sus pampas y sus mares. La Voz de Cristo se extendía como planta silvestre y encontraba en la humildad de estas monjitas, en su pobreza voluntaria, en su fe sincera y cierta, el mejor mensajero de sus excelencias. Los beneficios de la misión se han hecho visibles por la fuerza misma de su magnificencia. Sin ostentaciones. Siervas humildes que recuerdan a FRANCISCO DE ASÍS, fuertes en la fe, grandes en la bondad, heroicas en el sufrimiento.

Hoy, al cumplirse los cincuenta años de haberse dado comienzo a la fatigosa jornada, queremos recordar en estas líneas el provecho de su evangélimisión y enviamos a la reverendísima Madre María Luisa de Yammal, Madre General de las Terciarias Capuchinas, a la muy reverenda Madre Rogeria, Provincial, y a sus abnegadas compañeras y a las Hermanas fundadoras que aún existen, nuestras frases de estímulo y de fervoroso aplauso.

Por Oswaldo Robles Castaño
Bogotá, abril 20 de 1955.




 CENTENARIO DE LA LLEGADA DE LAS PRIMERAS MISIONERAS TERCIARIAS CAPUCHINAS A AMÉRICA


Abril de 2004 a abril de 2005, año de gracia, de jubileo, ocasión profunda de alegría y celebración que induce a repensar el pasado y a reorientar el presente con visión de futuro: "Por la fuerza renovadora del Espíritu, lo viejo encuentra en lo nuevo, una expresión más plena" ( TMA 18)

Con estas palabras, la Hna. Ligia Elena Llano, superiora General, se dirige a toda la Congregación para iniciar el mensaje de apertura de esta gran celebración:


100 AÑOS DE PRESENCIA DE LA CONGREGACIÓN EN COLOMBIA.


La Orden capuchina ha escrito en tierras de misión las mejores páginas de su historia. Nuestro Padre Fundador, Luis Amigó, religioso Capuchino, escribió en las primeras constituciones: “Si en algún tiempo la Iglesia las pidiese para las Misiones, se prestarán con toda docilidad”. Recibiendo del Padre Luis tales palabras, nuestras primeras hermanas se disponen a ser misioneras, ya que él vive intensamente el espíritu misionero, que lo refleja desde los comienzos de su vida, por las alquerías de la huerta valenciana, luego en los pueblitos, cubiertos de vegetación y de brumas; más tarde, en las numerosas cartas que envía a sus hijas e hijos misioneros, enfatizando que las misiones pertenecen a la misma esencia del ser Capuchino

¿De dónde surgió la idea de venir a Colombia? 

El Padre Luis, entonces Provincial en España, recibe el pedido del Padre Francisco de Orihuela, Capuchino misionero en Colombia, que será luego Obispo de Santa Marta, para enviar hermanas a la Misión de la Guajira. La respuesta no se hizo esperar; la Congregación se puso en camino, para realizar el sueño que palpitaba desde tiempo atrás en el corazón del Padre Fundador. ¡Ir a América!

¿Quiénes fueron las primeras misioneras Terciarias Capuchinas y cómo llegaron a Colombia?

Nos dice la historia que el 8 de Febrero de 1905, salieron de Masamagrell (España) nuestras primeras hermanas misioneras rumbo a Colombia; fueron ellas: la Madre Visitación de Manises, Isabel de Benisa, Clara de Beniarjó, Purificación de Navarrés y Elena de Barranquilla (Primera Terciaria Capuchina Colombiana). Después de 33 días de navegación arribaron a Puerto Colombia el 14 de Marzo. Luego de pasar unos días entre Barranquilla y Santa Marta, llegaron a Riohacha el 5 de abril. Eran las primeras plantas femeninas que pisaban aquellas playas misioneras. Primera Congregación femenina que llegó como misionera a Colombia. 

¿Y cómo consiguió la congregación una vocación colombiana antes de llegar a estas tierras? 

Es realmente extraño, o más bien, providencial. Les voy a contar rápidamente su historia: la joven, Gregoria Armenta, de una familia acaudalada de Barranquilla, siente el llamado a consagrarse al Señor, pero no encuentra en su tierra la congregación que ella desea. Orientada por un Misionero Capuchino, emprende su viaje a España, a escondidas de su familia que no acepta esta decisión. El padre Fundador la recibió con profunda alegría y cariño. Después de realizar su formación en el Postulantado y el Noviciado, profesa y es enviada como misionera a su propia patria. 

¿Qué fue lo que más distinguió a estas primeras misioneras? 

Nuestras primeras hermanas llevaban en su corazón el ideal misionero, bebido en la fuente desde los orígenes. Fueron Terciarias Capuchinas de sabia Amigoniana, mujeres de temple, que nos abrieron brechas a fuerza de sudores, carencias, auténtica pobreza franciscana y coraje apostólico. Dóciles al Espíritu, acogieron los dones de fortaleza y discernimiento; se despojaron de todo para vivir el evangelio y transmitir su mensaje a los hermanos, siendo hermanas de aquellos a quienes fueron enviadas. Valientes y arriesgadas, porque tenían la certeza de que Dios estaba con ellas, descubrieron la presencia consoladora de Jesús, en todo momento.

¿Y cómo consiguió la congregación una vocación colombiana antes de llegar a estas tierras? 

Es realmente extraño, o más bien, providencial. Les voy a contar rápidamente su historia: la joven, Gregoria Armenta, de una familia acaudalada de Barranquilla, siente el llamado a consagrarse al Señor, pero no encuentra en su tierra la congregación que ella desea.

Orientada por un Misionero Capuchino, emprende su viaje a España, a escondidas de su familia que no acepta esta decisión. El padre Fundador la recibió con profunda alegría y cariño. Después de realizar su formación en el Postulantado y el Noviciado, profesa y es enviada como misionera a su propia patria.

¿Qué fue lo que más distinguió a estas primeras misioneras? 

Nuestras primeras hermanas llevaban en su corazón el ideal misionero, bebido en la fuente desde los orígenes. Fueron Terciarias Capuchinas de sabia Amigoniana, mujeres de temple, que nos abrieron brechas a fuerza de sudores, carencias, auténtica pobreza franciscana y coraje apostólico.

¿Cómo fueron los comienzos de la Misión en la Guajira y a qué se dedicaron las hermanas? 

El campo de acción misionera era muy basto y los recursos económicos muy pocos, pues la población era pobrísima, ya que estaba viviendo las consecuencias de la guerra civil que duró tres años, pero las hermanas estaban dispuestas a dar la vida, y su coraje, su generosidad y su espíritu de riesgo hacían honor al lema de la Congregación "AMOR, ABNEGACIÓN y SACRIFICIO". Ellas son un estímulo para todas nosotras, hermanas Terciarias Capuchinas esparcidas en cuatro continentes.

La labor apostólica de nuestras Misioneras comenzó en Riohacha con la fundación del Colegio Sagrada Familia. Los orfanatos y las visitas a las rancherías fueron el modo de realizar la evangelización inicial. Las fundaciones se fueron realizando en etapas sucesivas con el apoyo de los Padres Capuchinos encargados en aquel momento de esa zona.

AREMASAIN: Orfanato de San Antonio (1910) fue la primera Casa-Misión entre los indígenas Guajiros.

NAZARETH: Internado (1914), era ya la cuarta casa fundada en Colombia, también entre los indígenas Guajiros.

LA SIERRITA: entre indígenas Aruwacos, obra que se trasladó años más tarde a CODAZZI, como internado Divina Pastora y luego como Colegio.

SAN SEBASTIÁN DE RÁBAGO: en la Sierra Nevada de Santa Marta, con los grupos Aruwacos.

Así se fue extendiendo rápidamente la Congregación en Colombia pues al trasladarse el Noviciado a Yarumal (Antioquia) las vocaciones se multiplicaron, dando la posibilidad de hacer nuevas fundaciones.

La Congregación, cuyo nombre oficial es: “TERCIARIAS CAPUCHINAS DE LA SAGRADA FAMILIA", nació como una pequeña semilla sembrada en el santuario de Montiel (Valencia, España), aprobada por la Iglesia el 25 de Marzo de 1985, y llegó a hacerse, como el grano de mostaza, ese árbol frondoso que se ha extendido por cuatro Continentes, a cuya sombra se cobijan gentes de distintos pueblos, razas y lenguas. Prueba de este crecimiento y expansión, es que a los 20 años de fundada, fue el envío de las primeras misioneras a Colombia, como ya dije antes.

¿Cómo describiría, hermana al Padre Fundador? 

Nuestro Padre Fundador, LUIS AMIGÓ Y FERRER, nació, precisamente, hace 150 años, en Masamagrell, Provincia de Valencia, España, de una familia muy cristiana e ingresó a la Orden de los Capuchinos. Siendo aún muy joven, a los 30 años, emprendió esta obra de singular importancia para la Iglesia: la fundación de dos congregaciones; la femenina primero y cuatro años más tarde, la de LOS TERCIARIOS CAPUCHINOS DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES. Ésta, con un carisma muy específico: ayudar a redimir la niñez y la juventud con problemas de drogadicción. Su retrato se puede describir con estas palabras de Monseñor Lauzurica que fue contemporáneo suyo y se relacionó muy de cerca con él: El fondo de su se era la paz,. su vestidura la humildad. Fue un hombre de gran celo misionero, fundamentado en una fe sólida, confianza plena en la Providencia Divina y una singular experiencia de Dios, que iluminó toda su vida y que fue comunicando, despertando y cultivando en sus hijas e hijos hasta el final de sus días, porque su corazón era Misionero.

¿Qué ha significado para la Congregación de Terciarias Capuchinas, llegar a estos 100 años de presencia misionera en Colombia?

Ha significado reconocer la permanente presencia de Dios. en las palabras proféticas de nuestro Fundador: La Congregación se extenderá más en América. el coraje y la valentía de las primeras misioneras. a las pioneras de esta aventura de Fe, el que hayan abierto caminos, dando aire fresco a la Congregación, sembrando en América una pequeña semilla que ha crecido, convirtiéndose en árbol frondoso de frutos sazonados.








.

6 comentarios:

  1. hay estudio yo y es el mejor colegio en fundacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me reglas un telefono de contacto por favor ?

      Eliminar
    2. Yo si estudié ahí, tú como que solo fuiste a pasar el rato.

      Eliminar
    3. hay estudio yo
      hermana saludeme

      Eliminar
  2. Por favor actualizen los datos de contacto, y la pagina de la institucion.

    ResponderEliminar
  3. Orgullosa de haberme graduado en el Colegio de La Sagrada Familia promo 1969 Bachillerato Comercial.Los mejores anos de mi juventud.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...