martes, 2 de febrero de 2016

RUPERTO ANDRADE MACIAS






POR: EDGARD GARCÍA OCHOA


El profesor Ruperto, como se le conoce, cienaguero de nacimiento, fundó en esta Fundación en el año 1981, una empresa dedicada a la rifa de carros y casas, que llevaba por nombre "Rifa Regional de Fundación". Fue tal el prestigio y el éxito que logró esa empresa, que provocó una nueva era en materia de arquitectura de esta ciudad, dado que el sorteo de casas y apartamentos nuevos, con diseño moderno, contribuyó enormemente en el resurgir de edificaciones a la vanguardia con la época. Por eso y con razón se le llamó "el hombre que le cambió la cara a Fundación"

Cuando tenía mi espacio en EL HERALDO en su máxima lectura, recibí entre la correspondencia cotidiana una invitación para que sirviera de jurado en un evento cultural en Fundación, una población intermedia en el departamento del Magdalena. Quien me hacia la invitación era el psicopedagogo Ruperto Andrade Macías, a quien no conocía; sin embargo acepte ir.

El me recogió en el Davega y cuando llegamos al destino me dijo que me iba a alojar en un apartamento de su propiedad. Era de dos pisos y desde que fui subiendo las escaleras hasta cuando llegamos me llenaba de curiosidad un motivo; había espejos en todas partes. Se multiplicaban. Uno se veía en todos los tamaños posibles..al entrar en la sala de recibo, en el cuarto, en los baños, en el comedor, hasta en la próxima cocina, mas espejos. Por supuesto, pedí una explicación, y la respuesta del anfitrión fue: "He sido un lector tuyo desde cuando llegaste de Cartagena. Una vez escribiste un Flash dedicado a los espejos que me pareció interesante, basado en la historia que te narró el abogado cartagenero Roque Pupo Villa y me dije: Voy a invitar a Flash a que pase una noche en el apartamento que tengo superpoblado de espejos.
Le pedí explicación por esa extraña excentricidad, y el profesor, hoy día un amigo que aprecio muchísimo, me dio la respuesta precisa: "Me gustan los espejos porque revelan la verdad. Allí no hay mentira. En África, en algunas partes, los espejos no existen porque consideran que se llevan el alma. Pero, yo no creo en eso. Los espejos son precisos, no se les puede engañar. Dan amplitud, sensación de higiene, nos muestran tal como somos".
En ese primer encuentro con Ruperto, en su tierra de nacimiento, pude darme cuenta del afecto que le tenían sus coterráneos por la cantidad de beneficios que habían recibido gracias a su generosidad. Ya en esa época, y estamos hablando como mínimo hace 20 años, existía una Casa de la Cultura, La Casa del Abuelo, un parque, una escuela y un salón cultural, y en Ciénaga, donde nació, diariamente 150 niños recibían un vaso de leche y un pedazo de pan. Ruperto no era gobernante, no tenía ningún cargo específico en su tierra, pero su filantropía se sentía por los comentarios que escuchaba de él y por las muestras de agradecimiento que por doquier recibía, en todos los sitios por donde nos movilizamos.
El primer contacto con quien desde ese momento empecé a señalar en mis artículos como el "Gran profesor" sirvió para abrir una sincera amistad que se fue agrandando a medida que nos dimos cuenta que los dos teníamos una cualidad en común: nos gustaba hacer caridad sin esperar nada a cambio. Hicimos una "llave" en ese campo para ayudar a los necesitados. Cuanta idea se me ocurría, se la manifestaba a Ruperto y enseguida encontraba su apoyo económico.
Uno de los casos que ventilamos juntos, todavía hoy día me llena de orgullo, fue el de un trabajador muy allegado a mi casa, Banquet, un día me soltó esta perla: "Don Edgar, le tengo un personaje para su programa de televisión". ¿De qué se trata?.."Yo tengo un pariente con una cabeza enorme, mide algo más de un metro. Permanece en una cama y para transportarlo de un lugar a otro, se necesitan dos personas para llevarle la cabeza"..No te creo, no exageres, todo tiene un límite, Banquet.. "No exagero, le doy mi palabra que es así. Cuando quiera vamos donde el"..Bueno, yo me le mido a todo y me fui con el profesor a conocer al pariente del trabajador.
Nos fuimos con un televisor que el profesor compró para llevarlo de regalo porque nos dijeron que el señor era tan pobre que permanecía en una cama apenas con un viejo radio. Me indicaron un barrio que resultó ser un lugar apartado de Barranquilla, era época de lluvias y llegar al destino fue una verdadera odisea; el vehículo del profesor se quedó atascado y tuvimos que caminar enlodados hasta la casucha donde vivía. Por fin entramos a una especie de choza y tuve frente a frente al "cabezón". Banquet no exageraba. Era una cabeza descomunal. El hombre estaba sonriente y tomándose una cerveza. Se le llenaron los ojos de lágrimas cuando el profesor le entrego el televisor. Para el, era una bendición.
Esperábamos encontrar tristezas y lamentaciones, pero fue todo lo contrario. "El Cabezón",como le llamaban con cariño, siempre estuvo sonriente, alegre, conversador, dándonos una lección de comprensión, de resignación y de amor por la vida. No fue una reunión triste, fue para nosotros, ¡palabra! Inolvidable.
En los tiempos recientes, los directivos de Caracol me nombraron imagen de la empresa para la Costa, una especie de- como llaman en Estados Unidos-anchorman y ya estando en cabina uno de los temas que presenté para difundirlo para todo el país, fue enviar a un practicante de periodismo (que ahora trabaja con el General Padilla) para que viajara a Córdoba, donde me entere que vivía el Cabezón (y en enseguida me pregunte mentalmente ¿Cómo harían para llevar esa cabeza de un departamento a otro?) para que le visitara y con un metro le midiera la cabeza para informarle a mis oyentes de que no había exageración en esa historia. Pues bien, el practicante al regreso me dijo:
"Señor Flash, que cabeza tan grande y que persona tan agradable. Lo primero que me dijo era que él todas las noches rezaba por la salud del profesor. Que el televisor que él le regalo era su mejor compañía".
Como este caso podría contar decenas de historias relacionadas con la alianza que tuve con el profesor para ayudar a los necesitados. En el capítulo que le dedico en estas Memorias a Tola "La Negra", podrán leer la referencia de Erscilda a quien bautice como "Resurrección del Bolero"- copia exacta en su voz de la bolerista veracruzana. Ahí también en este caso, apareció la generosidad de Ruperto apoyando a esta anciana que cantaba como los dioses.











Entregando una casa 
a una beneficiaria de su Rifa
El profesor es un hombre de éxito en la Rifa Regional de Fundación- como se llamó durante años- y ahora Rifa Regional de Barranquilla como se llama actualmente. Es celebre. Quienes compran las boletas en toda la Costa, se ganan carros, casas, viajes. Tiene como 500 empleados, también un hotel..

A raíz de este estímulo permanente a la vivienda, se ve a Fundación urbanísticamente muy superior a las poblaciones vecinas.

Personalmente el profesor es un sibarita cultísimo y le gusta compartir su éxito con los innumerables amigos que tiene. Se construyó un apartamento con características europeas, un verdadero palacete, donde conviven con obras de arte, recuerdos de viaje y salones imperiales, terraza y un salón acondicionado para ver películas exclusivas. Una de sus aficiones es el cine, hacer viajes a la capital únicamente para ver estrenos. Tiene su propio cine-club y todos los jueves unos privilegiados invitados ven con él los estrenos que todavía no se están comercializando en el país. Colecciona relojes, debe tener como 500. Es aficionado a las caminatas, a la comida china. Tiene cuatro hermanos y tres hijos.
Cuando algunos amigos me visitan del exterior, el profesor tiene la amabilidad de alojarlos en su palacete. Allí estuvieron Pardo Llada, Alfredo Mantilla, dueño de El Colombiano, un hijo del "Puma", idéntico a su padre, pero que no quiere reconocerlo. La poetisa cubana Olga Navarro, el actor Jorge Cao, la actriz Jennifer Steffens, el escritor David Sánchez Juliao, el "corredor de espalda" Diego Bardon y sus "dos lazarillos de maratones", que vinieron con él desde España.

Con su hija
Son celebres sus fiestas y es muy amigo de los periodistas que le tienen verdadero afecto como Ernesto McCausland, Mabel Morales, Juan Carlos Rueda, Sibelis Fontalvo, Nelly Romero, entre otros, y me viene a la mente la fotógrafa Blanca Flor, ya fallecida, a quien el apreciaba mucho.

Se le mide a todo. Ha sido productor de cine, y le colaboró a Ernesto en su famosa película "El Ultimo Carnaval" y en otra de el que fue muy elogiada: "El Siniestro de Ovejas".
Hablar con él es no terminar. Son célebres sus tertulias, a las cuales asisten Erica y Giovannino Volpe, el pintor Humberto Alean, el periodista Pedro Fayad, la pintora Odette de Goanzalez, Delroy Dewdevey, Mercedes Montero y quien escribe con su esposa Lourdes.
Siempre tiene planes. Ahora anda con el proyecto de hacer una fundación para ayudar a los costeños a superarse en todos los ámbitos del arte: pintores, escritores, poetas, actores. Con seguridad que sacara adelante esa iniciativa.
Una de sus anécdotas preferidas tiene que ver con Shakira. Ella hasta ese momento empezaba su carrera y se fue a presentar a Fundación contratada por el. En el lugar donde iba a actuar no había público. Le dio pena con Shakira y sus papas. Y comenzó a recorrer todo el pueblo invitando a que fueran gratis a donde se iba a celebrar la presentación con la advertencia de que "no se iban a arrepentir"..y asi fue llenando el recinto contratado. Shakira nunca se enteró de las angustias del profesor para impedir que ella no cantara sin público.
¿Viajes?
No me gustó Londres porque me pareció una capital sucia, parece una "letrina gigante", donde abundan los desperdicios caninos por sus calles y avenidas. En cambio me impresionó la Catedral de Colonia, Paris, Manaos-en Brasil-, una ciudad futurista, Roma, el Oriente, los Países Bajos, los nórdicos..
¿Para triunfar que se necesita?
A mí me gusta la gente que vibre, que no haya que empujarla, que no haya que pedirle que haga las cosas, me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus actuaciones. La gente que no deja soluciones al azar. Me gusta la gente estricta con su gente y consigo misma.
Pero que no pierda la noción de que somos humanos y que nos podemos equivocar. Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo, entre amigos, produce más que los caóticos esfuerzos individuales. Me gusta la gente con criterio. Que no trague entero.
Profesor, recuerdo con afecto aquel primer viaje a Fundación. Hubo muchos episodios macondianos como aquel admirador que me llevo a almorzar y en la sala había un par de esqueletos, que tenían su historia. También recuerdo los chistes que escuché sobre el calor de Fundación: Que le llamaban "Fundición" y que un día vieron en un arroyo al diablo abanicándose quemándose del calor..en serio lo pase muy bien allí..

Edgar, Fundación te recuerda, todavía está el apartamento de los espejos, el calor de la Fundación arropa a los visitantes con el cariño de sus moradores. Es tierra bendita, de donde provengo y en donde quienes llegan no son forasteros, son siempre bienvenidos.


35 AÑOS DE LA RIFA REGIONAL DE FUNDACIÓN

El 6 de febrero del 2016 cumplió 35 años de existencia esta empresa que ha generado tanta felicidad en sus clientes, generado progreso y empleo en la región, una empresa que le cambió la cara a Fundación.






VÍDEOS




















.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...