lunes, 7 de marzo de 2016

LA HAMACA Y SIMÓN BOLÍVAR.





El primer registro escrito sobre la hamaca proviene de los diarios de Cristóbal Colón y data del miércoles 17 de octubre de 1492. Ese día el descubridor del continente americano visitó una isla en las Antillas, donde encontró que las camas eran como redes de algodón.
La hamaca jugó un papel fundamental en la vida de Simón Bolívar, ya que mecido en ella, urdió durante años las guerras de independencia. El Libertador tenía la particularidad de mecerse en su hamaca a gran velocidad, y meciéndose dictaba proclamas, discursos, decretos, hasta silbaba y tatarareaba. Allí descansaba mientras diseñaba las estrategias de guerra, y muchos de sus romances surgieron y se consolidaron en una hamaca.
De los 22 atentados de sus enemigos, en 3 ocasiones la hamaca le salvó la vida. Como tenía la costumbre de dormir en hamaca, le dispararon y apuñalearon varias veces, con la fortuna de no encontrase ese momento en ella.
En 1830, cuando llegó a la Quinta San Pedro Alejandrino de Santa Marta, la señora Isabel Rovira y Dávila, esposa de Don Joaquín de Mier, le ofreció su lujosa cama Luis XV enchapada en bronce y plata con adornos de vidrio Bacarat, para que estuviera a gusto, pero él rechazó el ofrecimiento y pidió una hamaca. Prefirió una hamaca colgada en los árboles milenarios de tamarindos y samanes frente la edificación principal de la hacienda.
De Raúl Ospino Rangel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...