martes, 8 de marzo de 2016

LOS TRASLADOS DEL LÍBERTADOR


Traslados desde la Catedral al Panteón
Caracas


El 6 de diciembre de 1830, el Libertador llegó a la quinta San Pedro Alejandrino, en Santa Marta, propiedad del ciudadano español Don Joaquín de Mier y Benítez, el doctor francés Alejandro Próspero Reverend , al atenderlo por primera vez, diagnosticó: ”Cuerpo flaco, voz ronca, digestión laboriosa, tos con esputos……….las frecuentes impresiones denotan padecimientos morales”. El día 10 recibió los auxilios religiosos suministrados por el Obispo de Santa Marta Monseñor José María Estévez, igualmente dictó el Testamento y su Última Proclama, era su deseo que lo enterraran en Caracas; hubo que esperar doce años para que se cumpliera su voluntad. 

El 17 de diciembre pasada la una de la tarde entrega su alma al Supremo Creador. En horas de la tarde y parte de la noche Reverend, realizó la autopsia en un espacio improvisado al lado de la cocina de la hospitalaria casa de campo; el corazón lo colocó en un pequeño cofre el cual fue enterrado junto al cadáver en la Catedral de Santa Marta, actualmente se encuentra desaparecido. El Dr. Reverend solicitó al general José Laurencio Silva nacido en Tinaco, una camisa, al decirle que Bolívar ni fallecido merece una camisa roída. 

El primer traslado: se realizó el 17 en la noche hasta la Casa de la Aduana de Santa Marta, propiedad de Don Joaquín; durante dos días el pueblo le rindió un sentido homenaje; 

El segundo traslado: se ejecutó desde de la Casa de la Aduana, hoy Museo Nacional, hasta la Catedral de Santa Marta, al panteón de la familia Díaz Granados, allá estuvo nueve años, único sitio donde permaneció enterrado. 

El tercer traslado: ocurrió a consecuencia de un movimiento sísmico que agrietó en 1837 la bóveda; Don Manuel Ujueta, con el permiso respectivo, llevó el cadáver hasta su casa ubicada a una cuadra de la Catedral y durante tres días, con dinero de su peculio, preparó una nueva bóveda ubicada cerca del altar, y ejecutó el cuarto traslado; allí permaneció durante tres años. 

El 30 de abril de 1842, el presidente José Antonio Páez, decretó el regreso a Venezuela de los venerados restos del Padre de la Patria en el navío Constitución al mando del capitán de navío Sebastián Bogier

La quinta movilización: ocurrió el 22 de noviembre de 1842 desde Santa Marta, llegó a La Guaira el 13 de diciembre. 

La sexta movilización: sucedió con la llegada de los restos desde el buque hasta La Guaira, donde permaneció tres días.

La séptima movilización: se realizó desde la Guaira hacia Caracas a través del camino de los españoles hasta la iglesia de la Santísima Trinidad donde pernoctó, casualmente la Santísima Trinidad es la devoción de la familia Bolívar, de allí el nombre del Libertador: Simón José Antonio de la Santísima Trinidad. 

El octavo movimiento: se llevó a cabo el 17 de diciembre de 1842, cuando fue trasladado en imponente manifestación de duelo, en una procesión hasta la iglesia de San Francisco. 

La novena movilización: ocurrió el día 20 de diciembre, cuando es llevado hasta el panteón de la familia Bolívar en la Catedral de Caracas, allí están enterrados los restos de sus padres y su esposa; en la Catedral permaneció por espacio de 24 años.

El décimo traslado: sucede el 28 de octubre de 1876, (día de San Simón), cuando el presidente, el general Antonio Guzmán Blanco, convirtió la iglesia de la Santísima Trinidad en Panteón Nacional, Altar de la Patria. 


El undécimo traslado: se realizó el año 1930, durante la presidencia del doctor Juan Bautista Pérez, cuando se ejecutó una remodelación interior al Panteón Nacional, colocando los venerados restos en una urna artística construida por el escultor español Chícharo Gamo.

Y el duodécimo y último traslado se realizó al nuevo Panteón construido especialmente para el Padre de la Patria, contiguo al Panteón Nacional inaugurado el 17 de diciembre del 2013. la fecha coincide con los 200 años de la Campaña Admirable, acción militar que Simón Bolívar emprende desde San José de Cúcuta, con el objeto de liberar a Venezuela del poder español, luego de la pérdida de la Primera República.


Por: Eumenes Fuguet Borregales

1 comentario:

  1. ¡Un blog importante e interesante! Deberían abrir cuenta en twitter para divulgar sus entradas y poder seguirlos con más facilidad (no todos tenemos o queremos facebook :) ). Paula

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...